VINOS BLANCOS

El vino blanco se elabora a partir de mosto de uvas blancas o tintas, siempre y cuando no presenten pulpa coloreada y no se someta a maceración con sus hollejos.

Los vinos blancos suelen ser secos, casi sin azúcar, aproximadamente con un contenido de azúcar de 5 gramos/litro, aunque podemos encontrar otros vinos con niveles de azúcares superiores:

Seco: menor 5 gramos/litro

Abocado: de 5 a 15 gramos/litro

Semiseco: de 15 a 30 gramos/litro

Semidulce: de 30 a 50 gramos/litro

- Dulce: mayor de 50 gramos/litro

Si los queremos clasificar según su elaboración o crianza, podríamos definir los siguientes tipos:

Jóvenes (o del año), predominan los caracteres de juventud, especialmente los aromáticos

Criados o envejecidos en barrica, donde tienen una estancia en barrica de madera y otro periodo de estancia en botellas, adquiriendo caracteres maderizados

Fermentados en barrica, aspectos intermedios entre los anteriores, pero algo más profundo en sus matices sensoriales

'Generosos' de crianza, o vinos fortificados, tienen una crianza larga. Los más famosos son los finos, manzanillas y condados pálidos

Filtros activos